Ram Dass entrevista a Thicht Nhat Hanh

Publicado en Meditación, Mindfulness, Neurociencia | Etiquetado , , | Deja un comentario

La ventaja de la felicidad

Shawan Acor, es el autor del éxito de ventaste Hapiness adventage (the seven principles of Positive Psychology that fuel Success anda performance at Work) La ventaja de felicidad.

¿Qué tiene de especial el trabajo de Shawn? Su investigación muestra que el éxito no da la felicidad, es al contrario la felicidad es la que atrae el éxito.

 

El enfoque de Shawn en sus investigaciones es sumamente original, veámoslo en un extracto:

En lugar de eliminar aquellos cuyos datos son raros lo que hacemos es estudiarlos. Nosotros tratamos de averiguar por qué mientras una fuerza de ventas entera tiene números bajos, estamos encontrando tres o cuatro personas cuyas ventas están por las nubes.  O si estamos ante una escuela de nivel socioeconómico bajo en Chicago, donde los resultados académicos son inferiores a la media, hay un par de estudiantes cuyas calificaciones se están disparando. Mediante el estudio de los valores atípicos, lo que estamos haciendo es que estamos cribando la información, no sobre la forma de llevar actores mediocres hacia ese punto medio, si no la forma de mover a la gente de normal a un nivel superior.

Shawn cree (y su investigación muestra) que se pueden hacer cosas para ser más felices. Y ser más feliz nos hará más exitosos.

¿El éxito trae la felicidad? No. La felicidad trae el éxito.

Nuestro cerebro se encuentra continuamente divagando entre el futuro y el pasado, colocamos nuestra felicidad en algún lugar donde habremos alcanzado una meta soñada. Lo que nos muestran sin embargo las investigaciones es que al lograr ese objetivo solamente somos felices brevemente, puesto que ya estamos pensando en el siguiente objetivo que nos hará felices.

En un estudio con comerciales, los optimistas vendieron un 19% más que el grupo de pesimistas en su primer año alcanzando un diferencia del 57% durante el segundo año.

¿Cómo puede ser esto? Shawn explica que las habilidades de inteligencia y técnicas sólo predicen el 25% de éxito, en sus palabras:

Sabemos que mediante la inteligencia y las habilidades técnicas de un empleado, solamente podemos predecir aproximadamente el 25% de su éxito en el trabajo. El 75% de su éxito en el trabajo a largo plazo no está explicado por la inteligencia y las habilidades técnicas, que es normalmente la forma en que contratamos, educamos y entrenamos. El éxito se predice por otras tres categorías. La primera es el optimismo (que es la creencia en que nuestro comportamiento nos sacara de un desafío), la segunda es la conexión social (independientemente de la profundidad y amplitud en las relaciones sociales), y la última es la forma en que se percibimos la tensión.

Ver los problemas como desafíos, no amenazas

Shawn hizo un estudio de los banqueros justo después del inicio de la crisis bancaria. La mayoría de ellos estaban increíblemente estresados. Pero unos pocos estaban contentos y con una actitud resiliente.

¿Qué tenían en común? Ellos no ven los problemas como terribles amenazas; los veían como retos a superar.

Shawn hizo un experimento para demostrar que esta actitud puede ser aprendida. Sólo al mostrar los banqueros normales un video que explica cómo ver el estrés como un reto, hizo que los banqueros pesimistas cambiaran su actitud.

Y vimos a aquellos grupos de personas entre las siguientes tres a seis semanas, y lo que encontramos fue que si hacíamos que la gente a viera el estrés como un desafío y no como una amenaza, se observaba una disminución del 23% en los síntomas relacionados con el estrés. Se produjo un aumento significativo, no sólo en los niveles de felicidad, sino también una notable mejora en sus niveles de compromiso con el trabajo.

El doble de trabajo significa que usted necesitamos el doble de amigos

En un estudio en Harvard, Shawn que era un supervisor allí, ayudaba a los estudiantes de primer año a adaptarse al ambiente estresante y competitivo. Muchos estudiantes respondían a la carga de trabajo, viviendo en la biblioteca y comiendo en sus habitaciones para que poder seguir estudiando.

¿Esos estudiantes se desempeñaron mejor? No. Esos fueron los que se quemaron antes; y quienes terminaron con ganas de trasladarse a otra escuela.

Shawn les diría que lo que habían hecho, sin saberlo, fue separarse del mayor predictor de la felicidad.

Las personas que sobreviven el estrés mejor son los que en realidad aumentan sus inversiones sociales en medio de la tensión, que es lo contrario de lo que hacemos la mayoría de nosotros. Encontramos que la conexión social es extremadamente importante para predecir el rendimiento académico.

Quieres resistir el estrés, aumentar la productividad y conseguir un ascenso? Entonces no sólo hay que buscar el apoyo social sino ofrecer a los demás.

Shawn encontró estos resultados, no sólo con sus estudiantes en la Universidad de Harvard, aplico este consejo a más de un tercio de las compañías de Fortune 100 – y funcionó allí también.

Los Altruistas en el trabajo tenían diez veces más probabilidades de ser contratados que el cuartil inferior de la lista. El cuartil superior fue significativamente más felices y un tenían un 40% más de probabilidades de recibir una promoción durante los siguientes 2 años.

Algunos podemos pensar, “Muy bien ya, la felicidad te hace tener más éxito. Lo entiendo. Pero ¿cómo puedo ser más feliz?

Envía un “Gracias” por correo electrónico cada mañana

Se podría pensar que la felicidad sólo viene de grandes victorias o de conseguir grandes logros.  Las investigaciones muestran que las pequeñas cosas  son más importantes.

La cosa más simple que puedes hacer es un elogio de correo electrónico de dos minutos o agradeciendo a una persona que usted conoce. Hemos hecho esto en Facebook, en US Foods, en Microsoft. Hicimos que los trabajadores escriban un elogio o agradecimiento de dos minutos por correo electrónico a una persona que conocen, y a una persona diferente cada día durante 21 días seguidos. Eso es todo. Lo que encontramos es que esto aumenta dramáticamente su conexión social que es el mejor predictor de la felicidad que tenemos en las organizaciones. También mejora el trabajo en equipo.

Qué otros hábitos pequeños podemos utilizar para nuestra felicidad cotidiana? Shawn recomienda:

1 Lista de las cosas que me hacen sentir agradecido

2. Meditar

3. Ejercicio físico

El 20-segunda regla

¿Qué es lo que hace que dejemos de hacer los cambios que sabemos que debemos realizar? Shawn dice que es “energía de activación”. La parte difícil es comenzar.

Si se reduce la cantidad de energía de activación necesaria, las cosas difíciles se vuelven fáciles. Así que para adquirir nuevos hábitos, debemos hacerlos 20 segundos más fácil en su inicio.

Y usted puede hacer lo mismo para darle la vuelta a los hábitos negativos. ¿Ve demasiada televisión? Simplemente quite las pilas del mando a distancia, la creación de un retraso de 20 segundos hace que disminuya drásticamente la cantidad de tiempo que la vemos.

Esto es lo que todos podemos aprender de Shawn:

1. El éxito no da la felicidad. La felicidad trae el éxito.

2. Ver los problemas como desafíos, no amenazas.

3. Más trabajo significa que necesita más apoyo social. Y dar apoyo es mejor que recibir.

4. Enviar a 2 minutos “gracias” por correo electrónico todas las mañanas.

5. Use la regla de los 20 segundos para construir el hábito.

6. Las últimas investigaciones muestran que los buenos hábitos superan para lograr el éxito a los determinantes genéticos.

Cuando nos fijamos en los valores extremos de la gráfica, a encontrar personas que realmente rompen la tiranía de los genes y el medio ambiente mediante la creación de estos hábitos positivos conscientes de que en realidad hacen que se relacionan con la vida de una manera más positiva con los niveles más altos de éxito, los niveles más bajos de estrés, y los niveles más altos de resistencia. Lo hacen por cambiar su modo de pensar y cambiar sus hábitos, y, al hacerlo, en realidad se triunfa sobre la genética.

La mayoría de la gente acepta que ha nacido de una determinada manera y eso es lo que van a ser el resto de su vida, y todo lo que fueron el año pasado es lo que van a ser este año. Creo que la psicología positiva nos muestra que en realidad no tiene que ser de esta forma.

Publicado en Actitud, Crecimiento, Felicidad, Psicología Positiva | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

MINDFULNESS EN EDUCACIÓN

de PSY’N’THESIS Antonio Crego · en Psicología de la Educación.

Algunos expertos en educación han alertado del riesgo de una formación escolar que favorece la adquisición de determinadas competencias técnicas y deja de lado el desarrollo de otras capacidades, como la creatividad y la curiosidad. En esta línea, Ken Robinson ha denunciado la pervivencia en nuestros días de un modelo educativo que puede llegar a “matar” la creatividad de los escolares, mientras que el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi en su obra Talented teenagers ha afirmado que “no podemos esperar que nuestros hijos lleguen a estar verdaderamente educados hasta que nos aseguremos de que los docentes no sólo proveen información, sino también suscitan la pasión por aprender” (Csikszentmihalyi et al. 1993, p.195). Junto a estas voces críticas, también existen algunas iniciativas novedosas encaminadas a solventar problemas educativos. Por ejemplo, el programa piloto Turnaround Arts, impulsado recientemente por Barack Obama, trata de favorecer el logro académico y la motivación en estudiantes estadounidenses pertenecientes a centros con bajo rendimiento, empleando para ello la educación artística como herramienta central.

pff

La psicología positiva, cuyo objetivo central es el estudio científico de las fortalezas que contribuyen al desarrollo de individuos y comunidades, representa una perspectiva especialmente adecuada para el análisis de algunos de los retos que se plantean en la educación, así como para proponer alternativas de mejora. Partiendo de este enfoque, tanto en los diagnósticos como en las soluciones se habrían de considerar tres focos: las emociones de los niños, sus rasgos individuales y el contexto institucional en el que se desarrolla el aprendizaje. El objetivo no sería otro que el de “educar tanto la mente como el corazón”, tal y como reza el motto de una campaña reciente; pero para ello se necesita un entorno que favorezca la curiosidad, el interés por conocer más, la autonomía, el descubrimiento, la experimentación, el desarrollo de emociones positivas y, de manera fundamental, el cuidado de la motivación de los escolares hacia el propio proceso de aprender.

Parece algo demasiado idealista pero, si atendemos a la evidencia que proporcionan algunos estudios y experiencias, empezar a promover un cambio positivo no sería del todo complicado… en realidad, si nos fijamos en algunas de las propuestas de solución, “tan sólo” se necesita un poco de calma para pensar con claridad y evitar así la “mecanización” del proceso de aprendizaje. En este sentido, destaca la aportación de Ellen J. Langer (2000) para quien los entornos escolares frecuentemente favorecen la automatización y el establecimiento de rutinas… que es justo lo contrario de lo que aprendizaje requiere: la implicación plenamente consciente con los materiales. En un interesante artículo, esta autora nos presenta su idea del “aprendizaje plenamente consciente” o “mindful learning”, contrapuesto al “mindless learning“, esto es, al aprendizaje mecánico, distraído y falto de sentido.

El estado de atención plena (mindfulness) es un estado flexible de la mente en el que activamente nos implicamos en el momento presente, percibiendo cosas nuevas y siendo sensibles al contexto. Cuando estamos en un estado de distracción (mindless) actuamos como autómatas que han sido programados para actuar (…), estamos apegados a una perspectiva simple y rígida, olvidando formas alternativas de conocimiento” (Langer, 2000 p. 220).

Ellen Langer presta atención a algunos de los supuestos o “mitos sobre el aprendizaje”-según su propia denominación- que pueden haber favorecido, en ocasiones, que la adquisición de conocimientos se haga a la manera de un autómata. En primer lugar, la idea de que los primeros acercamientos a una materia han de llevarse a cabo de una forma en extremo pautada o que los conocimientos básicos han adquirirse “tan bien” que lleguen a estar mecanizados. Según Langer, esto nos estrecha la posibilidad de aprender de una forma creativa, y de modificar flexiblemente lo aprendido cuando resulta inadecuado o insuficiente. Un segundo mito sería la idea de que prestar atención a algo consiste simplemente en observarlo de forma pasiva, simplemente mirándolo, concentrándose en el objeto o teniéndolo delante de uno. Más bien al contrario, la autora defiende el uso de la atención como proceso activo, en el que el aprendiz explora el objeto que tiene frente a él y trata de encontrar nuevas cosas en él o de verlo desde una nueva perspectiva. Esta forma activa de prestar atención no sólo sería más eficaz e induciría una mayor consolidación de lo aprendido, sino que también resulta más fácil de llevar a cabo y es más satisfactoria para quien adquiere conocimientos de esta manera. Finalmente, un tercer “mito” presente en el aprendizaje automatizado es el abuso del refuerzo externo, y en especial de la “gratificación demorada”. Esta idea es producto de una concepción en la que se asume que aprender es una tarea ardua y que para ser completada necesita del premio que aguarda en la meta. La alternativa que propone Langer es la de resaltar los aspectos intrínsecamente motivadores en la actividad de aprender, es decir, las “ganancias” que surgen del propio proceso de adquirir conocimientos o habilidades. Y en este sentido, la atención plena a los componentes de una actividad, es decir, el estar centrado en el aquí y ahora mientras se lleva a cabo puede resultar altamente recompensante.

A partir de este artículo, así como de otros trabajos de la misma autora (p.ej. “On becoming an artist” -2005-; “The power of Mindful Learning” -1997-), se podrían señalar algunos de los puntos que se enfatizan en el “aprendizaje plenamente consciente”:

  • Centrarse en el momento presente, el aquí y ahora
  • Prestar atención y concentrase en lo que se hace, y en las sensaciones que se experimentan
  • La búsqueda de situaciones que implican novedad y la caracterización de la incertidumbre como algo positivo que supone una oportunidad de crecimiento
  • La atención a la perspectiva desde la que se consideran las cosas, y el hacer juicios en términos probabilísticos más que absolutos
  • El empleo de algunas técnicas que favorecen la focalización activa de la atención, basadas en ejercicios de respiración,  el uso del arte, actividades de tipo creativo y ejercicios encaminados a captar distinciones y reconocer la diversidad

Tal y como ha afirmado Robert Sternberg, a lo largo del proceso educativo, más que enseñar al niño “qué pensar” en realidad lo que hacemos es enseñarle “cómo pensar”, es decir, cómo manejar la información y acercarse a los acontecimientos de una u otra forma. En un entorno cada vez más cambiante, puede ser que la automatización y mecanización del aprendizaje deje de cumplir las funciones que ha podido tener en otros momentos; por el contrario, una escuela que fomente el uso de la creatividad, el análisis atento de la realidad, y que ponga el énfasis en el placer de adquirir nuevos conocimientos y competencias puede resultar mucho más efectiva, al dotar a los escolares con herramientas flexibles que les permitirán dar respuesta a situaciones que hoy ni tan siquiera podemos prever.

Publicado en Meditación, Mindfulness, Psicología, Psicología Positiva | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿De dónde surgen las ideas innovadoras?

Publicado en Creatividad, Innovación, Intución | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cuatro pasos para pasar de la intención a la acción

clip_image002

Muchos de nosotros sabemos lo que queremos, soñamos con lo que queremos, pero desgraciadamente no hacemos nada para conseguirlo. Comenzamos el año con nuestras intenciones de ir al gimnasio, mejorar en el trabajo, estudiar idiomas, etc., pero pasan los días y esas intenciones no se convierten en nada más.

La clave está en la motivación, en concretar esas intenciones en acciones y poner en marcha cuatro acciones tal y como Gabriele Oettingen expone en su libro Rethinking Positive Thinking. EL acrónimo de esas acciones en ingles es WOOP, en español sería:

1. Desear (wish)

2. Resultado (Outcome)

3. Obstáculo (Obstacle)

4. Plan (Plan)

En la siguiente gráfica se puede ver el resultado de dos grupos en la aplicación práctica de su deseo de hacer más ejercicio. Cómo podemos apreciar las que aplicaron el método lo hicieron mucho mejor.

clip_image004

Analicemos los pasos de la ecuación:

1º Desear (pero va más allá)

Todo el proceso comienza con desear algo, pero si nos quedemos en este paso no conseguiremos nada. La actitud positiva es fundamental puesto que un actitud negativa haría que ni siquiera diéramos el primer paso. Tenemos que tener cuidado con las fantasías, nuestro cerebro emocional no sabe diferenciar entre fantasía y realidad (PNL). Los resultados de investigaciones indican que una de las razones por las que la fantasías positivas predicen bajo rendimiento es que estas no generan motivación para realizar el futuro deseado. Estos resultados contradicen ideas como las defendidas en el libro “el secreto”. Es fundamental tener una buena actitud pero quedarnos en la ensoñación de lo que deseamos es condenarnos al fracaso.

2º Visualicemos un resultados específico

Oettingen nos dice en su obra que si deseamos que nuestros deseos cristalicen debemos ser específicos. La técnica SMART de fijación de objetivos (específicos, medibles, alcanzables, realistas y limitados en el tiempo) es aplicable en este contexto.

3º Imaginemos los obstáculos

Debemos pensar detenidamente en todo aquello que nos puede impedir el logro de los resultados. Los estudios arrojan dos tipos de resultados que en una primera aproximación pueden parecer paradójicos. Algunas personas al establecer los posibles obstáculos se sienten más motivados, pero otras no. El resultado es que las que se sintieron desmotivadas habían establecido objetivos poco realistas (ver gráfica)

clip_image006

4º Hacer un Plan

El cuestionamiento de nuestros deseos nos conduce a idear la forma de proceder en el mundo real. El cuestionamiento nos ayuda a construir planes, y los planes nos ayudan a ser más productivos, combatir el estrés (puesto que reducen la incertidumbre) e incluso a sentirnos más felices. Los resultados de las investigaciones indican que el planteamiento estilo “si ocurre X entonces hare Y” son los que arrojan mejores resultados.

1. Deseo: ¿Qué sueñas de lograr en el futuro?

2. Resultado: Sea específico. ¿Cómo será ese resultado?

3. Obstáculos: ¿Qué hay en el camino?

4. Plan de: Cuando llegue ese obstáculo ¿qué vas a hacer al respecto? “Si ____ sucede, entonces lo haré _____.”

¿Podemos ver cómo esto lleva más allá de los simples sueños y nos pone en el camino de conseguir lo que queremos?

Publicado en Competencias, Crecimiento, Inteligencia Emocional, Psicología Positiva | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Mindfulness en niños y adolescentes

Por María Elena Pulido, Magíster en Psicología Clínica, Universidad Andrés Bello. Instructora Mindfulness Universidad Alberto Hurtado; y Catalina Sáez, Psicóloga Universidad Alberto Hurtado. Instructora Mindfulness Universidad Alberto Hurtado.

Competitividad, agresión, desconcentración, hiperactividad, necesidad de placer instantáneo, soledad e inconsciencia, son estados a los cuales los niños y adolescentes de hoy se ven enfrentados a diario. Estos síntomas los observamos en la consulta psicológica y también en los niños que tenemos más cerca, si miramos con sutileza e intentamos dar cuenta de lo que ellos están sintiendo.

Sabemos que en la sociedad occidental se ha trabajado muchas veces bajo las premisas de evadir todas aquellas manifestaciones emocionales que no parecen satisfactorias y tolerables, creando un excesivo control o evasión frente a las emociones, pensamientos y sensaciones, que provocan salidas descontroladas, patológicas o poco relacionadas con el verdadero sentir y pensar de la persona.

En los colegios tradicionales aún no existe un espacio o instancia en la que los niños y niñas aprendan acerca de sus emociones, respondan preguntas fundamentales de la vida, o simplemente el cuerpo no sea visto sólo como un receptáculo que debe ser extremadamente bello, indoloro y útil.

Generar espacios para aprender a pensar, para que se den cuenta que la atención y la concentración se desarrolla, y puede ser cada vez más profunda sin tener que buscarse a través de un locus de control fuera de la persona y exigir excesivamente que los niños atiendan, escuchen y respondan a todas las exigencias, puede evitar que se sientan constantemente frustrados y aparezcan juicios inalterables e ideas erradas de sí mismos.

La mente tiende constantemente a enjuiciar y a encapsular las experiencias: las recordamos y queremos repetirlas u olvidarlas, las tildamos de buenas o malas y luego quedan aferradas en nuestra memoria según lo percibido. De esta forma, los niños comienzan a encapsular sus experiencias y nos encontrarnos con adolescentes completamente identificados con una imagen de sí mismos casi imposible de transformar.

Un ejemplo de lo anterior y de cómo los juicios van afectando la personalidad y la autoestima de los niños y adolescentes, se muestra en el inicio de los programas Mindfulness para niños y adolescentes que realiza la Unidad Mindfulness de la Universidad Alberto Hurtado. Los propios niños se presentan como hiperactivos, desconcentrados, desordenados e incluso malos, además, expresan que el silencio les aterra y molesta, que las emociones “negativas” no deberían existir porque desagradan a los demás y no les gusta sentirlas y que el cuerpo sólo se siente cuando duele.

En este sentido, en los Programas Mindfulness los niños y adolescentes logran diferenciar el juicio de la observación abierta, aprendiendo a no hacer juicios de si mismos, de los demás, ni de los sentimientos, pensamientos o sensaciones que van emergiendo, lo que les permite una postura más auténtica, más creativa y abierta hacia las experiencias que puedan desplegarse en el aquí y el ahora.

En nuestro país los diagnósticos de enfermedades psico-emocionales infanto-juveniles van en aumento, los trastornos ansiosos y depresiones infantiles han alcanzado niveles altísimos, y los tratamientos comunes se rigen mayormente desde la falta y no desde las propias herramientas del niño o adolescente. Promover activamente el desarrollo de la introspección y la comprensión de sí mismo y del funcionamiento del cuerpo, estimulan al niño y al adolescente a abrirse a su vivencia y aprender de esta -sin atribuirle de manera preconcebida- emociones y cogniciones que usualmente poseen una valencia negativa y que determinan un “sufrimiento agregado” o secundario a las sensaciones que son evaluadas como negativas y que aumentan los sentimientos más depresivos y ansiosos.

Por lo general, los niños asocian el silencio y la quietud al castigo, a la exigencia que viene después de una reprimenda, o a emociones de tristeza y aburrimiento. En la práctica Mindfulness se les proporciona una experiencia diferente, en el que estar en contacto con ellos mismos es una instancia de apertura. El hacer silencio, la quietud, la, meditación y el aprender a escucharse abren la posibilidad de conectarse con el espacio interior, emerja lo que emerja -incluso la tristeza- permitiendo que los niños y niñas se reconozcan en la experiencia vivida (emociones, pensamientos y sentimientos), escuchando las diferentes manifestaciones que pueden darse en cada momento, para tener y concebir una continuidad del sí mismo corporizado en la experiencia de Ser.

Cuando la aceptación y la atención plena se trabajan con los niños y adolescentes se crea un nuevo contexto cultural que hace de soporte emocional y crea una necesidad de salud y bienestar en todo el entorno que los rodea. Darle un espacio para la voz y para la conversación expande las posibilidades de diálogo hacia temas de índole espiritual, de salud, bienestar y educacional, produciendo un cambio de visión necesaria para la cultura de hoy.

A través de los programas Mindfulness, los niños y adolescentes aprenden a sentirse, a escuchar, a verbalizar lo que les sucede con mayor claridad, porque logran “mirarse”. La concentración aumenta, ya que desde un entrenamiento del silencio y la quietud, algo en su cuerpo comienza a ceder para otorgar espacio a la atención del momento presente, debido a que no hay nada adentro de sí mismos que luche por ser dicho (agresión, la ansiedad, la pena). Ellos comienzan a observar lo que va produciendo y emerge la compasión, la autoaceptación y la autorregulación.

En este espacio protegido, donde no hay juicios, los niños y adolescentes se sienten seguros y no juzgados por los demás, poco a poco se aceptan a sí mismos, y pueden desplegar sus emociones, simbolizándolas y a la vez comunicándolas sin miedo, logrando detectarlas con mayor facilidad, así esto se puede ir desplegando con mayor fuerza en la vida cotidiana, porque hay un espacio interior y una vivencia encarnada que queda internamente en cada uno y una.

Integrar la mente y el corazón, no enjuiciar, escuchar el cuerpo, mirar las emociones y aprender a atender, son características que emergen desde una práctica entretenida que a través de actividades experienciales y dinámicas posibilitan un encuentro sincero de los niños con sus propias experiencias.

“Me he dado cuenta de que tenemos algo como senti-pensamientos, sentimos y pensamos, pero todo eso va junto, no se puede separar y así puedo entender mejor lo que me está pasando, sin importar si es algo bueno o malo…” (Testimonio de una niña de 9 años)

Publicado en Competencias, Enseñanza, Meditación, Mindfulness, Neurociencia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Entrevista al Dr. Viktor Frankl. El sentido de la vida

Publicado en Felicidad, Psicología, Psicología Positiva | Etiquetado , , | Deja un comentario