Reinventarse. Abriendo nuevos caminos (parte 7)

 La vuelta a casa

No me inquieta cómo algo se va a resolver, porque aguardo curioso, fascinado y expectante ante lo que puede llegar a emergerDr. Milton Erickson

Desde las prácticas milenarias del yoga y la meditación hasta la corriente actual de la  meditación mindfulness , han intentado parar el devenir de los acontecimientos mentales, para ver la esencia, sentir la presencia de lo que realmente somos. Debemos trascender el pasado y la angustia del futuro que puebla de nuestra mente de ideas, emociones, para encontrar como Ananda el agua clara.

Los beneficios de la práctica de la meditación mindfulness, se demuestran en múltiples áreas, se controla la hiperactividad del sistema simpático, relajándose la musculatura y favoreciendo el funcionamiento del aparato digestivo. Tiene efectos en la mejora de la tensión arterial, y en el nivel del colesterol. Aumenta la energía que sentimos al reducirse la carga metabólica ineficaz. El corazón ve favorecido su funcionamiento por la mejora de la tensión y el colesterol citados.  Nuestro sistema inmunitario mejora sobre todo en lo que se refiere a los linfocitos NK y CD4. Pero el efecto más espectacular es el aumento de la corteza prefontral izquierda, que es clave en la experimentación de emociones positivas como la alegría, el entusiasmo o la serenidad.

Uno de los sistemas más eficaces para mantener la atención centrada en el aquí y ahora es . . . fijarnos en los movimientos de la respiración, ya que la respiración tiene lugar en el presente

Como dice el escritor y gurú Eckhart Tolle, en su libro “el poder del ahora”, debemos aprender a controlar y dominar nuestra atención, para vivir el momento presente, no dejar que nuestra mente, nuestro ego, nos atrape en el pasado o en el futuro.

El silencio no es la ausencia de sonido sino de ruido. Sólo cuando paramos el torrente de pensamientos que nos bombardean, podemos escuchar esa voz que no surge de la cabeza sino del corazón

La noche oscura del alma

Si un hombre conquistara, en una batalla, mil veces a mil hombres, y otro conquistara a uno solo, a si mismo, éste sería realmente el mayor de los conquistadoresEl Dhammapada

Eckhart Tolle al hablar del ego nos advierte que este se resiste a nuestro crecimiento, el Dr. Puig nos avanza la noche oscura del alma como San Juan de la Cruz. Nuestra mente (ego) intelectual y racional, se siente atacada por ese descubrimiento de ese espacio desconocido, pues siente amenazada su existencia. “Cuando nuestra conciencia deja de identificarse con nuestra identidad, con esa definición que hemos hecho de nosotros mismos, accedemos de manera inmediata a nuevas posibilidades para nosotros y nuestras vidas”. La búsqueda de uno mismo de quién se es en realidad, es siempre un acto heroico.

Habrá un momento en que nos sintamos confusos y frustrados, pero debemos sobreponernos y apostar todo a esa transformación, para ello el Dr. Puig nos recomienda:

1º Mantengamos una actitud en nuestros gestos y en nuestro porte de victoria, no de derrota. Transmitamos la victoria con nuestra mirada

2º Durmamos un mínimo de 7 horas nuestro inconsciente debe trabajar por nuestro crecimiento.

3º Comamos y cenemos con moderación

4º Hagamos ejercicio físico media hora los cinco días de la semana

5º Meditemos mediante el procedimiento mindfulness diez minutos dos veces al día, hasta llegar a los veinte minutos dos veces al día.

6º Valoremos lo que nos va sucediendo mediante feedback positivo

7º  Centrémonos en la salida y no nos perdamos en dudas sobre el camino.

Si queremos experimentar mayor energía y vitalidad, hemos de tener presentes todas nuestras dimensiones, la cognitiva, la emocional, la corporal y la espiritual, porque todas ellas están interconectadas

Una vida nueva

En la búsqueda del aprendizaje, cada día se consigue algo. En la búsqueda del Tao, cada día se deja algoLao-Tsu

Cuando trascendemos el ego, y dejamos de vivir en el tiempo psicológico, en el pasado y en el futuro, pero nunca en el ahora, trascendemos nuestra personalidad, encontrándonos con el observador, con el espectador, con nuestra naturaleza espiritual.

El Dr. Puig nos enumera algunas de las posibilidades que esta transformación produce en nosotros:

1º  En esta dimensión se experimenta el dolor pero no el sufrimiento.

2º Existe el desapego emocional, sentimos emociones pero no quedamos atrapados en estados de ánimo perniciosos.

3º  La percepción se amplia y la realidad se nos aparece diferente.

4º  Se descubre la interconexión con todo lo que existe, desaparece la separación. De alguna forma descubre que el daño que hago a otros se vuelve contra mí. Para explicarlo os dejo un enlace a este post en el que la neurocientífica Jill Bolte Taylor describe esta experiencia.

desaparece el tiempo psicológico, la ilusión del tiempo, sólo existe un presente, el aquí y ahora.

6º En la nueva dimensión existe una sensación de paz y de serenidad imperturbable. Incluso cuando en el plano de nuestra identidad ficticia, de nuestro ego, se estén experimentando unas circunstancias muy duras.

Alcanzamos la libertad, puesto que hemos trascendido los hábitos, las reacciones automáticas, los patrones habituales de respuesta, nuestras respuestas derivadas de nuestras heridas infantiles.

8º Se comprende el sufrimiento que generan nuestras falsas identidades, y se comprende el sufrimiento de los demás y el origen de su conducta, se alcanza la capacidad de perdón que no se alcanza desde el plano e la identidad, se alcanza la compasión en la plenitud de su acepción.

9º En esta nueva dimensión no existe lenguaje, no se puede transmitir por medio del lenguaje la riqueza de la experiencia de estar allí.

10º  En esta dimensión se experimenta el amor incondicional, porque desde este ángulo solo se percibe la belleza de los otros, aunque esta sea afeada por el plano de la identidad.

11º No existen las formas, pero se tiene acceso a la capacidad de crear y manifestar todo tipo de formas en el plano de nuestra identidad.

12º En la nueva dimensión hay un nivel extraordinario de inteligencia y sabiduría y, por eso, existe un nivel de claridad incomprensible e inaccesible desde el plano de la identidad.

Cuando una persona deja de identificarse plenamente con su mente, con sus pensamientos, juicios, valoraciones y emociones, comprende que es algo más, mucho más que sus ideas y sus opiniones. Entonces empieza a comprender qué es lo que hay detrás de la expresión “yo soy”

Este es la llegada a la iluminación de buda, este es el otro reino de Jesús de Nazaret, esto es el Tao. . .

Por último os dejo la pregunta del Dr. Puig: ¿Es el milagro el que da lugar al creyente o es el creyente el que da lugar al milagro?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en reinventarse. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s