Necesitamos una innovación disruptiva en la educación

Estamos en la era del talento, el siglo XXI será el del talento humano o no será. Ken Robinson nos advierte que  la mayoría de las personas  pasan toda su vida sin encontrar cuales pueden ser su talentos únicos y diferenciales. Parece que la educación nos instaura en la mediocridad y que al adaptarnos a dicha mediocridad acabaos por creer que nos somos buenos en nada.

sir-ken-robinson

El problema subyacente de no identificar cuáles son nuestros talentos es la motivación, la pasión en lo que hacemos. Muchas personas pasan por sus vidas sin encontrar placer en lo que hacen, sufren la vida. Por otro lado existen personas apasionadas que nos se imaginan haciendo cosas distintas de lo que hacen. Robinson sin embargo, no dice que  la mayoría de nosotros nos encuadramos en el primer grupo y que la principal explicación para esto es el sistema educativo tal y como funciona en la actualidad. El talento humano es un recurso que hay que hacer florecer dotándolo de las circunstancias adecuadas. Los sistemas educativos de todo el mundo cambian, pero Ken propugna no una evolución, una innovación incremental sino una revolución, una innovación disruptiva. Lo que impide esa revolución es el llamado “sentido común”, la certeza equivocada que afirma “Bueno, no puede hacerse de otra manera porque así es como debe hacerse

Abraham Lincoln dijo “Los dogmas del pasado silencioso son inadecuados para el presente tempestuoso. La ocasión es una montaña de dificultades, y debemos crecer con la circunstancia”. Nuestra educación no está diseñada para enfrentar las circunstancias de este siglo, sino de los siglos pasados.

La educación actual nos inculca la idea de linealidad, iniciamos nuestra trayectoria educativa en el jardín de infancia y si seguimos la trayectoria educativa terminaremos colocados para toda la vida. El pináculo de la educación es la universidad, pero Robinson afirma que no todos deben ir a la universidad o no todos según ese estricto patrón lineal.

Las comunidades humanas dependen de diversos talentos, no de una única concepción del talento. Gardner ha cambiado la concepción de la inteligencia con su teoría de las inteligencias múltiples frente a una concepción sesgada de la capacidad intelectual.

El segundo problema que apunta es la conformidad, el haber diseñado las escuelas como servicios de comida rápida donde todo está estandarizado. El talento humano es tremendamente diversificado, y las personas tienen aptitudes muy diversas.

Encontrar nuestro Elemento es desatar nuestra pasión, encontrar lo que entusiasma a nuestro espíritu y aquello que nos brinda una energía inagotable. El tiempo como explica la teoría del FLow de Mihály Csíkszentmihályi se distorsiona cuando hacemos lo que nos apasiona, o se eterniza cuando lo dedicamos a algo para lo que no encontramos sentido. Este puede ser uno de los motivos principales del fracaso escolar y de la desmotivación laboral.

Ken Robinson nos dice que hay que cambiar la concepción de la educación como manufactura industrial, basado en la linealidad, la conformidad y el agrupamiento por edades, a un modelo basado en la agricultura. Nos dice “el florecimiento humano no es un proceso mecánico es un proceso orgánico; todo lo que puedes hacer, como agricultor, es crear las condiciones en que ellos comenzarán a florecer”.

Debemos por tanto, personalizar la educación, permitir que las personas desarrollen sus propias  soluciones apoyadas desde el exterior, desarrollar un currículum personalizado.

Ken Robinson acuño el término “Elemento” para definir el lugar donde convergen las cosas que nos gustan hacer y las cosas que se nos dan especialmente bien. Creo que es imprescindible que cada uno de nosotros encuentre su propio Elemento, no solo porque nos sentiremos más realizados, sino porque, a medida que el mundo evoluciona, el futuro de nuestras comunidades e instituciones dependerá de ello.

Debemos revolucionar por tanto nuestros sistemas educativos, nuestros métodos didácticos para que brinden a las personas la posibilidad de encontrar su Elemento.

JOaquin Fernandez

Joaquín Fernández de Pradilla Arrien

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Competencias, Creatividad, Enseñanza, Flow, Innovación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s